Biografía del hambre – Amélie Nothomb

08/04/2010 at 14:34 (General)

Hay algo que me descoloca con esta mujer. En sus obras, las que son autobiográficas, el esqueleto de los planteamientos no cuadra con tu realidad (por no decir otra cosa), en lo mundano ve matices trascendentales y en los temas que realmente empiezan genial para meditar un poquito pega un brinco y pasa a otra cosa. En cualquier caso, cuando llevas unas páginas te amoldas y esa narración, finalmente, resulta cómoda. Empatizas con sus locuras. En ocasiones tiene un poco distorsionado el equilibrio de lo emocional/racional, pero al fin y al cabo no es una escritora excesivamente radical, es… diferente.

¿Y en qué se traduce todo esto?

En ‘Biografía del Hambre’ nos cuenta cómo, de pequeña, trata de entender la vida y su existencia con la información que ésta le brinda a su joven cerebro en tanto en cuanto esta información viene aliñada de sensaciones que no le producen sino un apetito absoluto de ‘más’. Apetito de alcohol, de música, de golosinas, de agua, de personas y más personas. Es, ni más ni menos, la historia de un cerebro devorador de emociones y sensaciones que, de vez en cuando, se indigesta y vomita cólera en forma de irónica acentuación del ‘yoísmo’ y su subyacente megalomanía propia de los críos de esa edad.

Y alucinas pepinillos.

Ésta obra es una de las antesalas de ‘Estupor y temblores’, pero eso ya otro día.

“Mi padre y mi madre habían sido educados en la fe católica, que perdieron en el momento de nacer yo. Resultaría gloriosamente terrible que existiera una relación causa-efecto, pero, por desgracia, parece ser que mi aparición en este mundo no desempeñó ningún papel en esta pérdida mística: lo determinante fue su descubrimiento de Japón.”

Permalink Dejar un comentario

Un mundo feliz – Aldous Huxley

04/11/2009 at 20:49 (General)

Llevaba yo tiempo con ganas de meterle un muerdo al libro este, encontré por fin una edición bastante chula y oh! sorpresa! resulta que hicieron una peli en 1998 del libro (no tenía ni idea, confieso) y sale Leonard Nimoy!…el jodido Dr. Spock! A ver si la encuentro, que esa es otra.

Es de 1932 pero el concepto de fabricación humana a medida y un futuro tecno-totalitario lo deja bastante claro y es genial, de aquí beben muchísimas obras actuales. Me ha gustado, pero es imposible no comparar Un mundo feliz con 1984 de Orwell. Son distintos, pero ambos te dejan el mismo sabor. Imposibles o no, los sistemas de gobierno y administración descritos son muy bestias. Siempre quedan resquicios de humanidad y todo eso pero la colectividad es más grande que el individuo. Siempre es más grande… Eso sí, Orwell describe mejor los sentimientos y es más inquietante, pero Huxley te hace entender sin lugar a dudas cómo es la droga perfecta, que nunca está de más…mundo

“CH C H (NO)2 + Hg (CON)2 = ¿a qué? Un enorme agujero en el suelo, un montón de ruinas, algunos trozos de carne y de mucus, un pié con la bota puesta todavía, que vuela por los aires y aterriza ¡plas!, entre los geranios, los geranios rojos…¡Que espléndida floración aquel verano!”

Permalink Dejar un comentario